Belén Benito

viernes






Fue al abrir lo ojos cuando empecé a sentirlo. Se mezclaba con la arena que notaba pegada en mi cara y con el pelo espeso provocado por la brisa y la humedad de la costa. Unos minutos después, cuando mis pupilas se acostumbraron a la luz de aquel amanecer, el miedo llenó mi estómago y sentí ganas de vomitar. A mi lado las gaviotas se peleaban por la basura esparcida en la arena y mis acompañantes reían sin cesar, ajenas a mi descubrimiento:
Los sueños acababan de dejar paso a las decisiones.
Mi juventud, aquella inocencia inicial, se había perdido y lo comprendí justo en aquel instante. Estaba tan alejada de mi vida cotidiana, de la rutina, que entendí que la vida te persigue hasta encontrarte. No me equivocaba. Volví a cerrar los ojos, me sentía pesada, como si la losa de la consciencia me hubiera aplastado.




2 comentarios:

  1. Metáfora de la muerte...o de la vida.

    Muy bueno, siempre

    bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la vida, siempre de la vida.

      ¡Gracias!

      Belén.

      Eliminar